fbpx

Preocupación por riesgo a la salud pública

Compartir noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

La Comisión de Derecho Previsional solicitó medidas para resguardar la salud pública y el trato a los adultos mayores.

El Colegio de Abogados y Procuradores de Mendoza, por intermedio de su Comisión Académica de Derecho Previsional, expresan su profunda preocupación ante el caos y peligro a la sanidad pública que se generó a partir de las medidas implementadas para el cobro de los haberes previsionales, donde miles de personas recibieron un trato indigno, pero además fueron expuestas al contagio, poniendo en grave riesgo su propia salud y la salubridad pública en general.

Entendemos que el servicio bancario es una actividad esencial que debe continuar en funciones durante el período de cuarentena, habida cuenta que  la totalidad de las prestaciones alimentarias  comprendidas en la seguridad social dependen del sistema financiero, con lo cual, la subsistencia fundamental de la persona vulnerable depende directamente de la regularidad del servicio.

De igual modo debe entenderse esencial y necesario el funcionamiento de la Anses, en tanto organismo del cual dependen 18 millones de argentinos sumidos en prestaciones de la seguridad social de carácter esencial y alimentario. Resulta evidente que su funcionamiento no puede ser anulado en un todo, si bien podría restringirse a la atención de las situaciones más urgentes.


Es por ello que solicitamos a las autoridades del Poder Ejecutivo nacional, Secretaría de Seguridad Social, entidades bancarias públicas y privadas y Anses, que dispongan la regularización de los servicios bancario y de la seguridad social, declarando los actividades exceptuadas del aislamiento y cuarentena vigentes, así como que se arbitre medios alternativos de pago de haberes para aliviar el sistema actual ya colapsado en épocas normales.


Exhortamos con gran preocupación a que se tomen las medidas urgentes, pero también suficientes y eficaces, a fin de acordar un trato digno a los adultos mayores y suficiente para cubrir sus necesidades fundamentales en estos momentos de excepcional crisis sanitaria.